En los últimos años cada vez es más frecuente encontrar trabajadores de la AEAT que padecen diferentes patologías relacionadas con las malas posturas que deben mantener durante toda la jornada laboral en sus puestos de trabajo, causadas en gran parte por el deficiente mobiliario existente en muchos centros de trabajo: sillas que no son ergonómicas y que no recogen correctamente la zona lumbar, así como sillas que no funcionan correctamente.

Además, muchos de estos trabajadores llevan tiempo (incluso años) reclamando que se les haga entrega de una silla ergonómica, aportando hasta informes médicos que acreditan las lesiones que padecen, sin que por parte de la Dirección de la AEAT se lleve a término la entrega de éstas por carecer de dicho mobiliario y porque al parecer no se ponen de acuerdo respecto a quién debe comprarlas (el servicio de Gestión Económica o las Dependencias de RRHH).

Esta situación viene acreditada por los informes de evaluación de riesgos laborales que se realizan en los diversos centros de la AEAT que recogen los problemas existentes con este mobiliario y la necesidad de adquirir sillas ergonómicas para todo el personal, sin que finalmente se lleven a término. Así a modo de ejemplo, podemos observar el informe de la evaluación de riesgos laborales de la Delegación Especial de la AEAT de Cataluña (un edificio con más de 1.000 trabajadores) donde constan que un alto porcentaje de las sillas existentes o no funcionan bien o no son ergonómicas, por lo que existen quejas constantes de los trabajadores.

El pasado 9/5/2017 UGT presentó a la Subdirección General de Relaciones Laborales de la AEAT el escrito RGE/01030433/2017 en el que se solicitaba la adquisición de las sillas ergonómicas necesarias para que todos los trabajadores de la AEAT puedan llevar a término su trabajo en las mejores condiciones laborales posibles, evitando de esta forma los posibles riesgos originados por mantener una mala postura durante toda la jornada laboral, sin que hasta la fecha se haya procedido a llevar a término dicha adquisición y sin que se haya informado de forma motivada de la decisión denegatoria de la propuesta realizada, por lo que se ha procedido a remitir un escrito al Director de RRHH de la AEAT para que se proceda a tratar este tema en el nuevo Comité de Seguridad y Salud Intercentros previo a acudir a la Inspección de Trabajo o a la vía judicial..

Además, debido al hecho de que por parte de la Subdirección General de Relaciones Laborales de la AEAT no se facilita el estudio epidemiológico de los reconocimientos médicos de los trabajadores de la AEAT de las distintas provincias, los representantes de los trabajadores desconocemos si se está realizando una adecuada vigilancia de la salud de los trabajadores de la AEAT y en concreto respecto a las patologías que padecen como consecuencia de las malas posturas ocasionadas por disponer sillas no ergonómicas o que no funcionan correctamente, sobre todo si tenemos en cuenta que no existen Unidades Básicas Sanitarias propias o contratadas con un Servicio de Prevención ajeno, tal y como establece el artículo 4.3 del RD 843/2011.

Es importante que los trabajadores de la AEAT que padecen patologías relacionadas con la espalda y no dispongan de silla ergonómica en sus puestos de trabajo procedan a la presentación de la correspondiente comunicación de riesgos laborales (PRO-SAL 900) a través de la oficina virtual, de manera que el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la AEAT tenga constancia de la situación de riesgo existente y se remita una copia de dicha comunicación al Delegado de Prevención de su sindicato, para que haga un seguimiento de la actuación de la AEAT y de la adopción de las medidas preventivas necesarias para eliminar el riesgo.

Enlace al texto completo de la nota