Desde UGT consideramos que no se está realizando una adecuada vigilancia de la salud de los trabajadores de la AEAT al no existir Unidades Básicas Sanitarias propias o contratadas por la AEAT y al no estar realizando todas las actividades de vigilancia de salud que establece la normativa vigente: estudios epidemiológicos, realización de historiales clínico laborales, seguimiento de enfermedades de origen laboral y/o accidentes de trabajo, etc.

A esta situación se unen los problemas existentes con la vacunación antigripal que se realiza anualmente. Hay que tener en cuenta que para el presente año 2019 todavía no se ha iniciado cuando el pliego de prescripciones técnicas del contrato realizado establece que la vacunación antigripal comenzará el 1 de octubre y finalizará el 30 de noviembre de 2019. Los problemas de retraso en la vacunación de los trabajadores conllevan que muchos empleados tengan que acudir a sus seguros sanitarios para recibir la vacuna antigripal.

Por otro lado los contratos que se realizan anualmente con un Servicio de Prevención ajeno para que realicen la vigilancia de la salud durante los últimos siete años han sufrido una reducción económica del 33%, además de la desaparición de la contratación de profesionales sanitarios médicos y enfermeros que ayuden a los profesionales sanitarios de la AEAT que conforman los actuales Gabinetes Médicos.

UGT considera que es necesario que la AEAT contrate profesionales sanitarios que reactiven los actuales Gabinetes Médicos pasando a ser Unidades Básicas Sanitarias para que se realice una adecuada vigilancia de la salud y se cumpla con la normativa vigente.