Se remite la Resolución del Director General que regirá la determinación del carácter presencial o no presencial de los puestos de trabajo en la AEAT para el periodo de “Nueva Normalidad”.

A través del acuerdo alcanzado por unanimidad en la Mesa General de la AEAT de 19 junio, se acordó, que las características de los puestos susceptibles de modalidad no presencial de trabajo serían determinadas por el Director General de la AEAT, de esta forma se centraliza la toma de decisiones, así como el control sobre las misma en la Comisión de Seguimiento de dicho Acuerdo.
Y es que somos una Agencia Tributaria única, ya está bien de las decisiones arbitrarias de los diferentes Reinos de Taifas que tanto gustan en la AEAT.

Según los criterios establecidos por el Director General, un puesto de trabajo será susceptible de prestarse en la modalidad no presencial, si cumple los siguientes criterios:

  • “Que no sea predominantemente de atención presencial al público.
  • Que se pueda desempeñar al menos un 50% de la jornada en modalidad no presencial.
  • Que se cuente con la voluntad inequívoca del empleado público de prestar sus servicios en esta modalidad.”

Así mismo se establece que los empleados públicos que deseen optar por esta modalidad deberán aceptar y cumplir las siguientes condiciones y requisitos:

  • “Contar con los medios tecnológicos imprescindibles para realizar esta modalidad de trabajo.
  • Mantener, en las jornadas en las que trabaje en modalidad no presencial, la línea telefónica laboral desviada a su teléfono particular.
  • Cumplir su jornada laboral, debiendo estar disponible para atender correos electrónicos, llamadas, videoconferencias y resto de conexiones on line requeridas, de 9:30 a 14:00 horas los días que se encuentre en la modalidad no presencial.
  • Acudir al centro de trabajo cuando sea requerido para ello por situaciones imprevistas o inevitables, aun cuando esa jornada le hubiera correspondido estar en modalidad no presencial. En estos casos, será avisado con una antelación mínima de 24 horas, salvo que, por necesidades del servicio suficientemente motivadas no pudiera cumplirse con esta previsión.
  • Acudir dos días a la semana en modalidad presencial, que podrían ampliarse a tres dependiendo de las necesidades de servicio comunicadas con la debida antelación. No obstante, en caso de tener hijos menores de hasta 14 años o tener mayores dependientes a su cargo, o estar incluido en alguno de los grupos de riesgo frente al SARS-CoV-2 definidos por las autoridades sanitarias, deberá asistir presencialmente un día a la semana a su puesto presencial de trabajo.
  • Aceptar la modalidad como reversible por razones de carácter organizativo o de necesidades del servicio, comunicado con la debida antelación y de forma motivada, así como también si variasen las circunstancias que motivaron el disfrute de esta modalidad. Así mismo, el empleado público podrá renunciar a esta modalidad de trabajo no presencial en cualquier momento, avisando con una antelación mínima de una semana salvo casos de fuerza mayor, plazo necesario para valorar la adecuación de los aforos, priorización y turnos de trabajo.
  • Permitir y facilitar el seguimiento de los objetivos marcados y la cantidad y calidad de su trabajo por parte de su superior jerárquico y en todo caso una valoración cada mes.”

A su vez aprovechamos para recordaros que, es ese mismo acuerdo se alcanzo el compromiso de abrir de forma inmediata la negociación para establecer las condiciones de desarrollo y acceso al Teletrabajo y al Trabajo a Distancia en la AEAT, así como el compromiso de que se instaure en el último cuatrimestre de 2020, UGT, tal como ha venido haciendo a lo largo de los últimos años, defenderá la importancia de ambas figuras para la conciliación de los trabajadores, así como una forma, principalmente en el caso del trabajo a distancia, de que los trabajadores puedan acercarse a localidades de difícil acceso.

¡LA PANDEMIA SE PARA EN EL TRABAJO!