NO DEJAREMOS QUE NADIE PISOTEE NUESTROS DERECHOS CON SUS SUCIOS PIES

LOS INTERVENTORES CONTINÚAN EN SU CAMPAÑA CONTRA LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES DE LA AEAT AHONDANDO EN SU PROPIO DESCRÉDITO PROFESIONAL

Sus comunicados y actuaciones contra los derechos adquiridos por los trabajadores de la Agencia en la negociación colectiva, además de poner de manifiesto su falta de profesionalidad, recuerdan a la fábula de la zorra y las uvas: como las uvas estaban demasiado altas la zorra las despreciaba diciendo que estaban verdes.

El día 6 de octubre SIAT, UGT y CCOO, presentamos un escrito de protesta y denuncia ante la Secretaria de Estado de Hacienda con motivo de la publicación en el BOE de lo que aparentaba ser un informe de auditoría de la Intervención Delegada en la AEAT, firmado por la Interventora Delegada (A1) en la AEAT y por el interventor adjunto (A1), en el cual se vertían tendenciosas, graves y falsas acusaciones de ilegalidad respecto al presupuesto para retribuciones del personal funcionario así como respecto al sistema de movilidad por paneles, cuestionando la eficacia de los acuerdos sindicales adoptados en el marco de la negociación colectiva de la AEAT. En dicho escrito SIAT, UGT y CCOO solicitábamos una reunión con la Secretaria de Estado de Hacienda para exigirle explicaciones respecto a este tipo de actuaciones así como para comunicarle las actuaciones que emprenderá la mayoría social para defender el derecho a la negociación colectiva y los derechos retributivos y de movilidad de los trabajadores de la AEAT.

Cuando todavía no se ha celebrado dicha reunión, nos hemos visto sorprendidos con un comunicado clasista y malintencionado de la denominada Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del Estado (A1). En lugar de reconocer el error cometido por sus compañeros, sea por puro activismo corporativista o por desconocer los preceptos legales que regulan la RPT o las modalidades de provisión de puestos de trabajo, los responsables de dicha fundación se enrocan en el “sostenella y no enmendalla”, avalando las denuncias del referido informe de auditoría publicado en el BOE.

Entendemos que el objetivo del comunicado es influir en el devenir de la reunión que la mayoría social (SIAT, UGT y CCOO) mantendrá con la Secretaria de Estado de Hacienda. Es habitual que desde la Intervención, normalmente utilizando al sindicato del Cuerpo Técnico de Auditoría y Contabilidad (CTAC) (gestha), intenten condicionar el día a día de la negociación colectiva en la AEAT con denuncias infundadas, actuaciones judiciales, filtraciones a medios de comunicación, intentando reventar mesas de negociación o queriendo condicionar las negociaciones de la AEAT a las de la intervención, pero mientras SIAT, UGT y CCOO tengan la mayoría en la AEAT, estos personajes no se van a colar en nuestras reuniones, ni nuestras negociaciones estarán condicionadas por las suyas.

Así sucedió en 2017 cuando tuvimos que cerrar el paso al presidente de gestha (un afamado tertuliano perteneciente al Cuerpo Técnico de Auditoría y Contabilidad (CTAC)) que pretendía colarse en una sala donde iba a celebrarse una reunión de SIAT, UGT y CCOO con el anterior Secretario de Estado de Hacienda para tratar la reactivación del Acuerdo de Carrera de 2007 en la AEAT. El afamado colaborador de tertulias de gestha solo pudo acceder a otra reunión posterior concertada por el Secretario de Estado de Hacienda con el sindicato de acompañamiento ucesha para informar a ambos de los acuerdos alcanzados con SIAT,UGT y CCOO para las reclasificaciones del Acuerdo de Carrera que se habrían de materializar en 2018-19.

SIAT, UGT y CCOO ofrecemos nuestro apoyo a la Secretaria de Estado de Hacienda, como ya lo hicimos con el anterior Secretario de Estado, frente a los intentos de presión de este pretendido lobby de interventores y sus mayordomos de gestha. No aceptamos que aprovechen nuestras reuniones para presionar a ningún responsable de la Administración y denunciaremos cualquier maniobra de estos personajes contra los derechos de los trabajadores de la AEAT.

En su comunicado, los Interventores (A1) echan balones fuera erigiéndose en defensores de la profesionalidad de los CTAC (A2), cuando la protesta de SIAT, UGT y CCOO no se refería a los CTAC, muchos de ellos afiliados a nuestras organizaciones, sino que atacaba el carácter tendencioso y propagandístico de un informe publicado en el BOE firmado por dos Interventores (A1). Flaco favor hacen a los CTAC con esa actitud paternalista que ha generado gran malestar en el colectivo. Con su comunicado, los interventores intentan escurrir el bulto de sus responsabilidades utilizando a los CTAC como escudo, al implicarlos en la autoría del informe de auditoría publicado en el BOE donde se cuestiona de forma falsa y tendenciosa la legalidad de las retribuciones y los paneles en la AEAT, así como el derecho a la negociación colectiva. SIAT, UGT y CCOO queremos enviar un mensaje de apoyo a los compañeros del CTAC y denunciamos esta falta de altura profesional de los interventores. Aunque los autores del informe publicado en el BOE hubiesen sido unos CTAC (es habitual que los A1 se limiten a firmar el trabajo ajeno), los responsables son los firmantes del mismo, entre los cuales parece ser que hay un viejo conocido activista que fue miembro de la Junta de Personal de Ministerio de Hacienda en Madrid en representación de un sindicato corporativista, nos referimos a un antiguo Cuerpo Técnico de Auditoría y Contabilidad (CTAC) que ha adquirido la categoría de Interventor (A1).

SIAT, UGT y CCOO nos reiteramos en nuestra denuncia al calificar como propaganda corporativista lo publicado en el BOE referido a las retribuciones, la RPT, los paneles y a la negociación colectiva en la AEAT. Si un activista sindical que ahora pertenece al Cuerpo Superior de Interventores no se abstiene de participar en la dirección, elaboración o firma de informes que cuestionen los derechos de los trabajadores de la AEAT y el derecho a la negociación colectiva, la mayoría social seguirá cuestionando la validez de los mismos por su contaminación ideológica y se reserva el derecho de defender los derechos de los trabajadores en cualquier instancia.

España es un Estado Social y Democrático de Derecho, donde el derecho a la negociación colectiva tiene un reconocimiento constitucional y legal al máximo nivel, que no puede ser cuestionado en el BOE por ningún miembro de una fundación que pretende actuar como lobby corporativista y que aprovecha su posición profesional en la Administración para beneficiar a su colectivo. SIAT, UGT y CCOO asumimos y defendemos nuestros acuerdos sindicales porque son garantía de derechos para los trabajadores de la Agencia Tributaria. Nuestra representación, gracias a la cual conformamos la mayoría social tanto en la AEAT como en el Ministerio de Hacienda, surge de la constitución, de la ley y del apoyo mayoritario de los trabajadores en las urnas.

No sabemos de dónde surge la supuesta representatividad de esa Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del Estado (A1) para saltar al ruedo con ese desparpajo en defensa de los Auditores y mucho menos de los Técnicos de Auditoría. Nos gustaría que estos personajes se presentasen a las elecciones sindicales para poder confrontar ideas con ellos en las mesas de negociación. Mientras no obtengan su representatividad en las urnas tendrán que conformarse con hacerlo a través de sus testaferros en la AEAT, entiéndase gestha. Una fundación de esas características nunca puede pretender sentarse en una misma mesa al nivel de organizaciones sindicales serias que se someten periódicamente al veredicto de las urnas en elecciones democráticas convocadas al amparo de la constitución y la ley ni pretender condicionar la efectividad de los acuerdos sindicales emitiendo informes basados en falsedades, cuando dichos acuerdos han sido avalados de forma recurrente por los tribunales de justicia frente a las denuncias de sus testaferros sindicales.

Parece ser que en dicha fundación se juntan Interventores y Auditores (A1), que ejercen tutela sobre algunos técnicos de auditoría afiliados al sindicato gestha, con el fin de aprovechar su posición de élite en un ámbito de la administración para consolidar y aumentar sus privilegios de clase. A esta élite privilegiada del A1 le va bien con este modelo, pero a quien no parece irle tan bien es al resto de trabajadores de la Intervención del Estado que asisten atónitos a las crecientes diferencias de derechos entre esa élite del A1 atrincherada en su fundación y el resto de la plantilla, así como a la externalización de las funciones de la Intervención, año tras año publicada en el BOE por insuficiencia de medios, es decir, parte de su trabajo lo tienen que realizar contratas privadas de empresas de servicios de auditoría por falta de capacidad: ¡dediquen sus comunicados y sus panfletos corporativistas en el BOE a denunciar la externalización de su trabajo! Como élite de la Intervención son los máximos responsables de la quiebra técnica y profesional que obliga a que el estado tenga que encomendar parte de su trabajo a empresas privadas. Son los máximos responsables de las penosas condiciones laborales que padecen miles de trabajadores de la intervención que no pertenecen a su casta privilegiada del A1.

Los interventores no están en condiciones de cuestionar la movilidad en la AEAT cuando la mayoría de los funcionarios del Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del Estado han accedido a sus puestos de trabajo a través de un procedimiento especial habilitado en la Ley General Presupuestaria por adscripción provisional o comisión de servicio.

A continuación os dejamos el texto completo del escrito conjunto de las organizaciones sindicales que conformamos al mayoría social en la AEAT en contestación a los Interventores, así como una nota aclaratoria.