Csif sigue demostrando su irrelevancia en la AEAT, atacando al resto de sindicatos para tapar sus miserias.

Cuando se firmó el Acuerdo de Provisión de Puestos de Carrera Horizontal (paneles) el 30 de octubre de 2014 UGT, y el resto de sindicatos que conformamos la mayoría social, exigió que no hubiese requisito de antigüedad para participar en los paneles, la Administración no estaba dispuesta a llegar a ningún acuerdo si no se admitía un límite de 12 meses de antigüedad para poder participar en cualquier panel de un cuerpos adscrito.

En 2014, TODOS los sindicatos firmantes del Acuerdo Paneles admitieron ese requisito, sin excepción, entendiendo que era mayor el beneficio para el conjunto de trabajadores al garantizar una oferta anual de movilidad previa al nuevo ingreso y acabar así con la discrecionalidad que se producía en determinados ámbitos, particularmente en Vigilancia Aduanera donde la norma era la MOVILIDAD A DEDO POR COMISIÓN DE SERVICIO Y A COSTA DE QUE LOS TRABAJADORES RENUNCIASEN A DERECHOS POR LA PUERTA DE ATRÁS, perjudicando a muchos compañeros que no estaban dispuestos a renunciar a sus derechos para moverse. UGT nunca hubiera firmado un Acuerdo de Paneles que dejase fuera de su ámbito de aplicación a los funcionarios de Vigilancia Aduanera, cuestión que algunos deseaban porque les iba mejor el sistema opaco y chanchullero reinante hasta 2014.

El 2 de julio de 2019 se firmó un nuevo Acuerdo de Paneles, que seguía incluyendo el requisito de 12 meses para poder participar, requisito que fue cuestionado por todos los sindicatos presentes en la negociación, pero que no se pudo eliminar por la negativa de la Administración tras múltiples horas de negociación. Todos los sindicatos firmantes del acuerdo asumieron con su firma el límite de 12 meses a cambio de dar estabilidad y seguridad jurídica a la movilidad.

En todos los paneles de todos los cuerpos hay funcionarios de la última promoción que no pueden participar por no reunir el requisito de 12 meses de antigüedad, no obstante parece que algún sindicato intenta aprovecharse del desconocimiento de los compañeros de la última promoción de Agentes de Vigilancia Aduanera para hacerles creer que su situación es inédita y que no pueden participar por una especie de conjura de todos los sindicatos contra los Agentes del SVA de la última promoción. ¡Dan asco quienes se valen de la necesidad de movilidad de los compañeros de la última promoción de agentes del SVA para tratar de afiliar a algún trabajador desesperado! Pongamos que hablamos del sindicato florero conocido como csif.

Con csif al volante, los compañeros de Vigilancia Aduanera no necesitan enemigos. Hay que tener pocos escrúpulos o ser muy descerebraos para orquestar una campaña incitando a los más jóvenes a presentar escritos individuales dirigidos a los correos particulares del Subdirector de Relaciones Laborales y del Director Adjunto de RRHH, operación que provocó que los representantes de dicho sindicato fuesen advertidos desde la Dirección de la AEAT, que estaban situando a ese colectivo de agentes fuera de los márgenes de la negociación colectiva, convirtiendo un asunto que debería ser tratado en la Comisión de Seguimiento del Acuerdo de Paneles en una cuestión individual entre cada trabajador que ha enviado un correo y la Dirección de la AEAT.

Para hacerse perdonar ante la dirección de la AEAT por su metedura de pata con el envío masivo de correos electrónicos a direcciones particulares de directivos de la Agencia que nunca debieron haber facilitado a los trabajadores, en privado, piden perdón a los directivos, pero de cara al público, se descuelgan filtrando un audio de un personaje que acusa al resto de sindicatos de ser los responsables de que los Agentes de la última promoción no puedan participar en este panel “sin cumplir requisitos” y hablando de “comisiones de servicio”. Hay que tener poca vergüenza y pocos escrúpulos. Los chanchullos de esa organización llamada csif desbordan la capacidad de asombro de cualquier trabajador informado de la AEAT.

Los primeros responsables del requisito de los 12 meses son los directivos de la AEAT que lo impusieron como condición innegociable para firmar un acuerdo. Si hubiera algún responsable más, los siguientes responsables serían los señores del csif, que, si tan convencidos están de que eliminar ese requisito es algo innegociable, no deberían haber firmado el acuerdo de paneles puesto que su firma era y es absolutamente innecesaria porque son una cosa marginal en la AEAT, donde los acuerdos sindicales los negocian y los aprueban la mayoría social conformada por UGT, SIAT y CCOO que sumamos el 60% de la representación social.

Csif debe explicar por qué firmó ese acuerdo que ahora critica si su voto en contra no tendría consecuencias, como si que lo tendría el voto en contra de la mayoría social (UGT, SIAT y CCOO) que supondría que desapareciese el sistema de paneles y volver al caos, opacidad y la discrecionalidad que reinaban en Vigilancia Aduanera hasta que se implantaron los paneles. Puesto que su presencia en el acuerdo de paneles, que incluye aceptar el requisito de 12 meses, es irrelevante, por dignidad, csif debería descolgarse del acuerdo de paneles hoy mismo. Si en lugar de hacer populismo y captar algún afiliado quieren ser útiles para los trabajadores, que le echen valor y se vayan del acuerdo de paneles para defender a quienes no pueden participar por no tener 12 meses de antigüedad.

Csif en la Agencia Tributaria representa lo mismo que ucesha: la nada, el frikismo sindical. Si antes de las últimas elecciones csif era el sexto sindicato de seis, ahora son el quinto de cinco porque al desaparecer ucesha no hay más sindicatos en la lista. Cuando había seis sindicatos eran el sexto y si hubiese ocho serían el octavo. Mienten cuando venden que tienen capacidad para arreglar nada. Ya solo pueden engañar a los más jóvenes que todavía no los conocen porque quienes los conocen no los votan y por eso los han colocado reiteradamente como último sindicato en la AEAT. La única finalidad de este tipo de operaciones, más propias de una banda de carroñeros que de una organización que se diga sindical, es enredar y hacer creer a los trabajadores que su incapacidad para solucionar problemas es responsabilidad de los demás, aunque sea a costa de dejar en mal lugar a los Agentes de la última promoción dejándolos a los pies de los caballos de altos directivos de la AEAT.

La reunión del día 13 de octubre tenía como orden del día hablar de determinadas movilidades del Cuerpo de Técnicos de Hacienda y del Cuerpo de Técnicos Auxiliares de Informática. Csif no incluyó la participación en el orden del día de esta reunión porque ese tema ya fue tratado en otra reunión previa donde la dirección de la AEAT dejó claro que no aceptaría ninguna excepción para el panel de Agentes de VA, además de advertir a csif que, con su iniciativa  de enviar correos individuales a directivos de la AEAT al margen de la Comisión Técnica de Paneles situaba a estos trabajadores de la última promoción al margen de la negociación colectiva y por tanto al margen del acuerdo de paneles, ¿Cómo pueden acusar al resto de sindicatos de no defender a los Agentes en la Comisión de Seguimiento de Paneles si es csif quien los ha situado al margen de dicha comisión a la espera de que la Administración les conteste (o no) a sus correos?

Todos los sindicatos queremos que cualquier trabajador pueda participar en los paneles. Solo desde la ruindad moral de gente sin escrúpulos se puede afirmar y difundir lo contrario. La diferencia es que los sindicatos serios que conformamos la mayoría social asumimos las consecuencias de nuestras firmas en los acuerdos sindicales, mientras que un sindicato como csif, que no tiene nada que perder puesto que no representa nada en la AEAT, se puede permitir el lujo de intentar engañar a los trabajadores vendiendo que puede arreglar lo que no está en sus manos y faltar al compromiso adquirido con su firma en los acuerdos sindicales negociados por la mayoría social puesto que su firma y su continuidad en los acuerdos es irrelevante.

UGT seguirá trabajando con seriedad y sin populismos para que algún día sea posible eliminar el requisito de los 12 meses de participación en los paneles. Mientras eso no sea posible nos comprometemos a no jugar con la necesidad y la desesperación de quienes no pueden participar por no reunir dicho requisito haciéndoles creer que se hará una excepción con ellos.

¡EN EL SINDICALISMO NO VALE TODO!

La ética de trabajo de csif se plasma en sus escritos porque asumen con su firma los acuerdos que negocia la mayoría social y después no están en condiciones de defender el contenido de lo que han firmado.