El día 22 de marzo UGT ha mantenido una reunión con la Dirección del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, en el marco del Grupo de Teletrabajo, con el fin de negociar los criterios comunes que van a regir esta modalidad laboral de prestación de servicio en la Administración General del Estado (AGE) y en consecuencia en la AEAT.

La Administración ha intentado presionar a las organizaciones sindicales para cerrar un Acuerdo de forma inminente, sin embargo, desde UGT exigimos que el texto recoja las propuestas planteadas en nuestro Decálogo sobre el teletrabajo en la AGE.

UGT reclama que se dé cumplimiento al artículo 47bis del TREBEP, en el sentido de que el teletrabajo será objeto de negociación colectiva en el ámbito correspondiente (en nuestro caso en la Mesa Delegada de la AEAT) y que se establezcan criterios objetivos en el acceso a esta modalidad de prestación de servicios. UGT está defendiendo en todo momento de esta negociación que la regulación del teletrabajo responda a los criterios de objetividad y transparencia (punto 1 de nuestro Decálogo de propuestas).

Entre los aspectos abordados en la reunión del 22 de marzo, que recogen muchas de las propuestas de UGT, cabe destacar:

  1. El teletrabajo tendrá carácter voluntario y reversible.
  2. Se hace imprescindible una identificación previa de los objetivos y de la evaluación de su cumplimiento para los puestos que vayan a prestarse en la modalidad de teletrabajo. UGT ha exigido que se concreten los criterios para la determinación de esos objetivos.
  3. La Dirección del Ministerio de Política Territorial y Función Pública nos traslada que cada Departamento Ministerial (en nuestro caso la AEAT) realizará un estudio previo de los puestos que puedan ser desempeñados mediante teletrabajo. UGT ha reclamado que este estudio se realice en el marco de la negociación colectiva, a través de la Mesa Delegada de la AEAT, donde se han de tener en cuenta las conclusiones derivadas de la experiencia piloto que ha supuesto el último año de trabajo a distancia generalizado en la AEAT.
  4. UGT ha exigido (puntos 5 y 10 del Decálogo de propuestas) que el personal que teletrabaje tenga garantizados los mismos derechos individuales y colectivos que los que presten servicios en modalidad presencial, incluyendo retribuciones, tiempo de trabajo, formación o derecho a la desconexión digital, participación en paneles, PIA, campaña de renta, etc.
  5. La Administración plantea que el acceso al teletrabajo habrá de realizarse o bien a través de convocatorias de carácter anual o bien a través de sistemas de gestión permanente de solicitudes, en los que se garantice la objetividad. Desde UGT somos partidarios de esta segunda modalidad y hemos exigido en aras a la transparencia, que los puestos de teletrabajo se relacionen en un listado público.
  6. La Administración se muestra inflexible en la exigencia de una antigüedad mínima de un año en el puesto y unidad de destino, pudiendo tenerse en cuenta criterios como discapacidad, salud, víctimas de terrorismo o violencia de género. UGT ha exigido que la denegación del derecho al teletrabajo sea, en todo caso, motivada.
  7. El punto 9 del Decálogo de propuestas UGT exige que las empleadas y empleados públicos que teletrabajen deben tener derecho a una adecuada protección en materia de seguridad y salud. Y en el punto 6 que se pongan en práctica las medidas y protocolos necesarios para evitar el posible aislamiento social. La Administración acepta estas propuestas reflejándolas textualmente en su nueva propuesta de Acuerdo.
  8. En cuanto a la evaluación de riesgos, la Administración nos informa que se está trabajando en la modificación del Real Decreto 67/2010, norma que viene a concretar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en la AGE, para dar cabida al teletrabajo.
  9. En cuanto a los medios tecnológicos necesarios para el teletrabajo (puntos 7 y 8 de nuestro Decálogo), la Administración en su propuesta recoge la exigencia de UGT de proporcionar un equipo informático con tarjeta de datos y las aplicaciones, herramientas ofimáticas y de ciberseguridad necesarias para su actividad, así como formación específica para el uso de dichas herramientas, prevención de riesgos laborales, seguridad de la información y protección de datos en el teletrabajo. A mayores, UGT ha insistido en que la Administración debe compensar los gastos que para el empleado público genera el teletrabajo: suministro eléctrico, conexión a internet, confort térmico, etc., pero la Administración nos indica que el teletrabajo es una modalidad voluntaria y el trabajador que se acoja a ella deberá asumir estos gastos relacionados con suministros generales.
  10. La modalidad general de teletrabajo consistirá en dos jornadas presenciales y tres de teletrabajo. También se prevé una modalidad de teletrabajo con menor presencia física siempre que se dé alguna de estas circunstancias: favorecer la presencia de la AGE en territorios con declive demográfico o atender a la prestación de servicios en ámbitos de difícil cobertura. UGT considera que estos criterios tan ambiguos deberían ser objeto de una mayor concreción en la redacción definitiva del Acuerdo.
  11. UGT planteó desde el principio de la negociación la obligatoriedad de alcanzar un acuerdo con la persona que teletrabaja (puntos 3 y 4 del Decálogo de propuestas de UGT) en consonancia con la apuesta de UGT por el refrendo individual de los trabajadores y la adhesión expresa a nuestros acuerdos sindicales, tal y como venimos haciendo en el PIA o en las reclasificaciones del Acuerdo de Carrera de 2007. UGT ha exigido que en el Acuerdo de Teletrabajo firmado por el trabajador se recoja de forma precisa tanto las condiciones de la prestación del servicio en esta modalidad como los horarios de desconexión digital, así como las jornadas de teletrabajo y presencial y el horario de disponibilidad, tareas, objetivos, ubicación, plazo de reversibilidad, etc. En la propuesta de la Administración se establece que la duración de Acuerdo de Teletrabajo firmado por el trabajador será de dos años para la modalidad general.

Para poder suscribir el Acuerdo, UGT exige, tal y como reivindicábamos en el punto 2 de nuestro Decálogo de propuestas, que el procedimiento para la determinación de las funciones y puestos de
trabajo que puedan ser desarrollados mediante esta modalidad se realice a través de la Negociación Colectiva y, en todo caso, deberá regirse por el principio de objetividad.

FRENTE A LA PALABRERÍA, A LA DEJACIÓN DE FUNCIONES Y AL “SINDICALISMO DE GESTOS Y PROPAGANDA” QUE REPRESENTAN OTROS, LOS DELEGADOS DE UGT TRABAJAN A DIARIO EN LAS MESAS DE NEGOCIACIÓN A TODOS LOS NIVELES PARA GARANTIZAR DERECHOS LABORALES QUE MEJOREN LAS CONDICIONES DE TRABAJO DE TODOS LOS EMPLEADOS PÚBLICOS DE LA AEAT.

LA UGT DE LA AEAT HA LOGRADO TRASLADAR A LA AGE LA FILOSOFÍA DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA QUE HEMOS PUESTO EN PRÁCTICA EN LA AGENCIA TRIBUTARIA, CONSIGUIENDO QUE LOS ACUERDOS SINDICALES DEBAN SER REFRENDADOS POR LOS TRABAJADORES IMPLANTANDO LA FILOSOFÍA DE LA EFICACIA LIMITADA.

UGT ES LA PUNTA DE LANZA DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, PERO SOMETIENDO NUESTROS ACUERDO AL REFRENDO DE LA CLASE TRABAJADORA.

EN CASO DE ALCANZAR UN ACUERDO EN LA AGE UGT SOLICITARÁ LA CONVOCATORIA INMEDIATA DE LA MESA DELEGADA DE LA AEAT PARA DESARROLLAR DICHO ACUERDO EN LA AGENCIA TRIBUTARIA.