“NO SE PUEDE ABORDAR LA MODERNIZACIÓN DEL SISTEMA TRIBUTARIO SIN ABORDAR LA MODERNIZACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA.”

UGT ha comparecido ante el Comité de personas expertas para elaborar el Libro blanco sobre la reforma tributaria, creado por la Secretaría de Estado de Hacienda, dentro de la ronda de contactos del Comité con los principales agentes sociales del país (UGT,CCOO, CEPYME y CEOE).

UGT se ha marcado como objetivo construir un Nuevo Contrato Social y Medioambiental. que en materia fiscal ha de plasmarse en un nuevo sistema tributario más equitativo, progresivo, sostenible y justo. Por eso hemos planteado ante el Comité de personas expertas abordar una reforma integral del sistema tributario, que no solo ponga sobre la mesa los principios constitucionales de generalidad, igualdad, progresividad y suficiencia, sino que incorpore a nuestro sistema tributario la perspectiva de género y la protección del medioambiente.

UGT ha denunciado que el sistema tributario actual ha cronificado la insuficiencia recaudatoria de nuestro país, y en consecuencia un diferencial de gasto público con la media de la UE de más de 5 puntos del PIS (por encima de 60.000 millones de euros),la falta de equidad incumpliendo el deber de contribuir de acuerdo con la capacidad económica, así como un nivel de fraude fiscal inasumible. Para hacer frente a estas carencias del sistema la reforma fiscal que se apruebe ha de estar orientada a garantizar la suficiencia de recursos públicos para fortalecer el estado del bienestar, que avance en la justicia fiscal a través de un sistema tributario más progresivo que garantice que paguen más aquéllos que disponen de una mayor capacidad económica.

UGT ha exigido ante el Comité de expertos situar la lucha contra el fraude fiscal en el centro de la actuación política, abordando la imprescindible reorganización y modernización de AEAT, dotándola de más medios humanos, materiales y técnicos. UGT entiende que no se puede abordar la modernización del sistema tributario sin abordar la modernización de la administración tributaria que ha de gestionarlo y velar por su correcto cumplimiento.

Desde UGT hemos acompañado a la Dirección de la AEAT en la elaboración y aprobación del Plan Estratégico 2020- 23, que ya se está implementando, con acciones como el incremento de OEP o la puesta en marcha de las Administraciones Digitales Integrales. Pero este plan estratégico es solo un parche que intenta suplir la falta de un Estatuto Orgánico para la AEAT que UGT viene reclamando desde aue se creó la Agencia Tributaria.

En la comparecencia ante el Comité de expertos, UGT ha valorado positivamente las medidas recogidas por el Gobierno en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España, que entre las reformas comprometidas con la Comisión para acceder a los fondos Next Generation EU ha incluido en su Componente 27 Medidas y actuaciones de prevención y lucha contra el fraude fiscal entre las que destacamos:

  • la Aprobación de la Ley de lucha contra el fraude : UGT ha valorado positivamente su contenido porque incorpora reivindicaciones históricas de nuestro sindicato, pero hemos denunciado que representa una ocasión perdida para solucionar parte de los problemas organizativos de la Administración Tributaria que dificultan la lucha contra el fraude.
  • la Modernización de la Agencia Tributaria: previendo incrementar la inversión en medios técnicos, avanzar en la digitalización y el incremento de plantilla que ha de ser equilibrado para garantizar el cumplimiento de los objetivos asignados.
  • la potenciación de la asistencia al contribuyente para facilitar el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias implantando un nuevo modelo de asistencia integral a través de las Administraciones de Asistencia Digital Integral (ADI) dirigidas a prestar servicios de información y asistencia por medios electrónicos mediante la utilización de cana les de comunicación no presenciales.

Además, el Componente 28 prevé la “Adaptación del sistema impositivo a la realidad del siglo XXI”.

UGT ha trasladado al Comité de expertos un decálogo de propuestas que deberían ser tenidas en consideración a la hora de a bordar la reforma del sistema tributario:

  1. Crear una nueva figura tributaria (sea en forma de impuesto o de recargo sobre impuestos existentes) que se destine, de manera finalista, a la financiación del sistema Público de pensiones (Impuesto de Solidaridad).
  2. Garantizar una imposición real sobre la riqueza con carácter general, que integre todo el patrimonio de los contribuyentes.
  3. Gravar de forma homogénea l as sucesiones y donaciones en todo el territorio nacional.
  4. Crear un nuevo impuesto para l as viviendas vacías de las Entidades Financieras, SOCIMIS y fondos de capital riesgo, con el propósito de evitar actuaciones especulativas y propiciar su disponibilidad para los parques públicos de las distintas administraciones públicas.
  5. Revisar la tributación de todos los instrumentos financieros y societarios que sirven para eludir legalmente el pago de impuestos sin contrapartidas sociales positivas (como las SICAV).
  6. Diseñar una fiscalidad medioambiental que acompañe a la transición energética de nuestro modelo productivo y nos equipare a Europa, tanto en su vertiente de protección medioambiental como en su capacidad de transformación del sistema productivo, así como en su vertiente recaudatoria, sin descuidar su impacto sobre la cohesión social y territorial.
  7. En el IRPF, eliminar la tributación dual (con dos tarifas diferenciadas) que beneficia a las rentas del capital y castiga a las rentas profesionales y del trabajo. Eliminar progresivamente las deducciones fiscales que favorecen más a los contribuyentes con mayor capacidad económica. Eliminar la tributación por módulos.
  8. En el Impuesto de Sociedades, limitar al máximo las exenciones, deducciones y bonificaciones, especialmente las que benefician en la actualidad a los grandes grupos empresariales multinacionales, garantizando un tipo efectivo mínimo de al menos un 15% en la línea del acuerdo del G7.
  9. En el IVA e II.EE., revisar la estructura de tipos, asegurando en el caso del IVA que todos los productos de primera necesidad tributen al tipo súper-reducido. UGT propone eliminar la exención de sanidad y educación privadas e impulsar en Europa un tipo impositivo ampliado para los bienes de lujo.
  10. Establecimiento de un tributo a la robotización de los procesos productivos que supla la caída de ingresos por cotizaciones sociales.

No obstante, UGT ha insistido ante el Comité de personas expertas para elaborar el Libra blanco sobre la reforma tributaria, que la reforma del sistema tributario no pasará de una mera declaración de buenas intenciones si no se aborda paralelamente la modernización de la administración tributaria.

El actual sistema organizativo de la AEAT basado en departamentos funcionales estancos (Inspección, Gestión, Recaudación, Aduanas e 11.EE.) que compiten entre si en la consecución de objetivos, se ha demostrado ineficaz para alcanzar los objetivos de lucha contra fraude que nos exige la sociedad. La plantilla además de insuficiente está desequilibrada, con una élite ensimismada que ha perdido el contacto con la realidad, con cuerpos adscritos obsoletos, concentrados en determinadas áreas y ejerciendo funciones que no dan respuesta a la nueva realidad económica global y digital, mientras se extermina a los colectivos que no son del agrado del lobby que se cree propietario de la AEAT.

La modernización de la AEAT pasa por la aprobación de un Estatuto Orgánico que garantice el equilibrio social del organismo frente a la pretensión de los distintos lobbies corporativistas (y sucedáneos de lobbies) de poner a la Agencia Tributaria al servicio de sus propios intereses por encima del interés general que debe imperar en la acción de cualquier administración pública. Si no se toman medidas para frenar la deriva autoritaria y endogámica que padecemos en la AEAT, no cabe esperar otra cosa que un futuro decadente para una Administración que nació hace más de 30 años gracias al impulso de una generación brillante de dirigentes y altos cargos que soñaban con convertir a la Administración Tributaria en el referente de calidad y modernidad de las administraciones públicas de nuestro país.

Desde UGT- AEAT seguimos luchando por ese objetivo, entendiendo que la AEA T es un ámbito esencial para garantizar la justicia social y sostenimiento del Estado del Bienestar por el que llevamos luchando
desde nuestra fundación como sindicato, hace más de 130 años.