UGT ha solicitado al Gobierno la actualización de los importes de las dietas e indemnizaciones por razón de servicio, en el contexto de reivindicación de la mejora de salarios de los empleados públicos para hacer frente a la escalada inflacionista en nuestro país.

Sin embargo, en la AEAT nos hemos encontrado con que, lejos de arrimar el hombro, sus dirigentes se dedican a poner palos en la rueda e incluso a remar en dirección contraria.

El 5 de mayo se publicó la RESOLUCIÓN de la Directora del Departamento de Recursos Humanos de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, por la que se establece el porcentaje de indemnización por razón del servicio a abonar en las comisiones de servicio con la consideración de residencia eventual. Dicha resolución representa el último giro de tuerca a los derechos de los trabajadores ejecutado por el grupo de inspectores de finanzas que dirigen la AEAT. Esta su particular vendetta contra el reconocimiento de derechos consolidados por la vía judicial tras una larga lucha por la dignificación de las indemnizaciones pagadas a los trabajadores por distintos conceptos, entre los cuales destacan la asistencia a determinados exámenes de promoción interna o los cursos selectivos posteriores a dichos exámenes.

UGT entiende que esa resolución del 5 de mayo es inmoral e impropia de una Administración del siglo XXI. No podemos entender como los mismos inspectores de finanzas que asumen con naturalidad la falta de ética de algunos compañeros de colectivo (Delegad@s Especiales o Delegad@s), que siendo los empleados públicos mejor pagados de sus provincias siguen ocupando por la cara viviendas de la AEAT pagadas por tod@s, sin asumir en muchos casos la factura energética y demás suministros de esas viviendas, se atreva a meter la mano en el bolsillo de los trabajadores que quieren promocionar en su carrera profesional recortando el importe de las dietas reconocidas por los tribunales.

A entender de estos inspectores de finanzas tan escrupulosos a la hora de velar por el dinero público, siempre que el beneficiario no sea un miembro de su colectivo, un trabajador del C1 que tiene que desplazarse desde cualquier provincia a Madrid para realizar una prueba selectiva previa a un curso selectivo por el turno de promoción interna al A2 no es merecedor de percibir 48,92€ en concepto de alojamiento para pagar una cama en un hostal o 28,21€ en concepto de manutención, tal y como establece el Real Decreto 462/2002, de 24 de mayo, sobre indemnizaciones por razón del servicio. Consideran que estos importes son un exceso, un dispendio con cargo al erario público. A su entender, el C1 que quiere promocionar al A2 solo merece cobrar el 40% de dichos importes, es decir, 19,57€ para pagar alojamiento y 11,28€ para manutención. Lo mismo sucede con l@s compañer@s del A2 que se presentan a pruebas selectivas para acceder al A1 por el turno de promoción interna. ¡Qué inmoralidad!

Los trabajadores de la AEAT empiezan a estar hartos de estos recortes selectivos que siempre llevan la firma de un inspector de finanzas.

¡Es inmoral que recorten las indemnizaciones por asistencia a exámenes de promoción interna con una Resolución de la Directora de RRHH!

¡Es poco democrático y vulnera el derecho a la negociación colectiva que se hayan sacado de la manga una Disposición Adicional en la Ley General de Presupuestos de 2022 para puentear las sentencias ganadas por los servicios jurídicos de UGT que reconocían el derecho de los trabajadores a cobrar por encima del 30% de la indemnización por asistencia al curso selectivo en los procesos de promoción interna!

¡Es indigno que no hayan movido un dedo para acompañar a UGT y otras organizaciones sindicales en la presión al Gobierno con el fin de actualizar el arcaico importe del kilometraje (0,19€/km) de las dietas por gastos de locomoción! Sin embargo, se atreven a presionar y castigar a aquellos trabajadores que se niegan a utilizar sus vehículos particulares para salir a hacer visitas o notificar porque esa miseria de 0,19€ no alcanza para cubrir el coste de los desplazamientos.

Mientras tanto, UGT, junto al resto de la mayoría social conformada con SIAT y CCOO, llevamos semanas esperando a que la Dirección de la AEAT dé respuesta a un escrito en el que solicitábamos un desglose de los gastos y dietas pagados por la AEAT en un evento organizado por un grupo de inspectores en Salamanca financiado por la AEAT. Parece que las estrecheces que los inspectores de finanzas aplican al resto de personal de la Agencia para poder promocionar no afecta a la capacidad de gasto de este colectivo de élite.

Las prácticas clasistas de la élite del colectivo de inspectores de finanzas son las que están llevando a la AEAT a ser el organismo más injusto de toda la Administración General del Estado. Se creen con derecho de pernada y aspiran a militarizar la plantilla para que nadie se atreva a levantar la voz ante sus abusos o a cuestionar sus privilegios de clase, sin ser conscientes de que están llevando a la AEAT a la quiebra social y profesional.

UGT seguirá luchando, en el marco de la mayoría social, para que se respete el derecho a la negociación colectiva como garante de los derechos de los trabajadores frente a los abusos perpetrados por la élite del colectivo de inspectores de finanzas que dirige la AEAT.

 

¡UGT EXIGE LA ACTUALIZACIÓN DE LOS IMPORTES DE TODAS LAS DIETAS E INDEMNIZACIONES POR RAZÓN DEL SERVICIO YA!

¡POR EL DERECHO A LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA!

¡POR LA REACTIVACIÓN DEL ACUERDO DE CARRERA PROFESIONAL!

¡POR LA FIRMA DE UN NUEVO CONVENIO COLECTIVO!